La suspensión del deporte también golpeó a los Húsares

El equipo de rugby maipucino se ha visto afectado deportiva y económicamente a raíz de la pandemia del COVID-19.


El mundo del deporte se ha visto alterado drásticamente debido a la masiva expansión del SARS-COV-2, que ha forzado la suspensión indefinida de torneos, entrenamientos y ligas. Dentro de este panorama, el rugby no ha sido excepción, y el Húsares RC también ha sido víctima de las complicaciones institucionales que esta pausa conlleva.

En conversación con el área deportiva de Pajaritos FM el elenco explicó que a nivel deportivo perdieron continuidad en entrenamientos y la pretemporada que había iniciado en el verano, enfrentando la incertidumbre de no saber aun cuándo comenzará el Torneo Apertura de la Asociación de Rugby de Santiago (ARUSA), barajándose incluso la opción de no jugarse el torneo central este año y reanudar la actividad con los juegos seven a final de año.

Para compensar por la falta de entrenamientos como equipo, cada jugador recibió una pauta de trabajo para entrenar en casa, además de practicar con rutinas transmitidas por el entrenador, junto con realizar videoconferencias de análisis de partidos y usar los canales de la ARUSA para debatir sobre el arbitraje y las rutinas de ejercicios.

En lo económico, el club maipucino debe seguir pagando las deudas que han adquirido, como la cancha donde entrenan y juegan como locales, el cuerpo técnico, entre otros asuntos que deben sustentar por medio de la autogestión que hacen mensualmente, tema que les complica ya que no han podido desarrollarla bien debido a la contingencia actual. Además, cada jugador pagó un seguro de salud que cubre los entrenamientos y torneos que tienen que ver con la Asociación de Rugby de Santiago.

"Los comentarios aqui expresados son espacios de conversacion, opinion y debate, pero nos reservamos el derecho de eliminar comentarios agresivos, ofensivos y abusivos."
Comenta en Facebook