campeón

En una sufrida final y con un hombre menos, el seleccionado maipucino logró desde los doce pasos (3-0) ante su similar Antofagasta, trayéndose en la copa y el título hasta la comuna histórica.


 Una jornada histórica vivieron en el día de ayer la delegación que participó en el campeonato Nacional de Fútbol Sub-15, que se desarrolló en la Región de Antofagasta.

Con esfuerzo y sacrificio los seleccionados de la comuna viajaron hasta la «Perla del Norte» donde enfentaron en su primer encuentro al equipo Luciano Durandeau, que representó a la ciudad de Antofagasta. Encuentro en el cayeron ante el local por la cuenta mínima en los últimos minutos del encuentro.

Tras aquella derrota, el seleccionado maipucino comenzó una seguidilla de triunfos consecutivos y por abultados marcadores, victorias que los llevó a la final, con el mismo rival que los venció en la primera fecha.

Durante el encuentro de anoche se presentaron, según diversas opiniones, las dos mejores selecciones del certamen. Una noche de nervios y esperanzas que ilusionaban a ambos elencos, pero donde solo uno conseguiría la gloria.

Durante el cotejo, el equipo local salió con todo obligando a Maipú a refugiarse poco a poco en su zona, pero a pesar de ello no perdió la oportunidad de atacar de forma constante pero infructuosa.

Fue en uno de esos ataques maipucinos cuando un jugador de Antofagasta cae al piso dentro del área tocando el balón con la mano decretando la juez del encuentro el tiro desde los doce pasos, abriendo la cuenta el cuadro maipucino 1 a 0 arriba.

Pero todo recién comenzaba ya que tras un cambio, uno de los jugadores de Maipú frustrado por la sustitución, se saca la casaquilla dentro del campo de juego, siendo sancionado con una segunda tarjeta amarilla y expulsado del encuentro  dejando a los maipucinos con un hombre menos.

Tras bregar todo el encuentro y cuando ya solo se esperaba el pitazo final, sobreviene el empate de Antofagasta tras un tiro de esquina dejando todo nuevamente a foja cero para ambos elencos y al alargue.

Tras esta situación Maipu debió seguir bregando con el cansancio, la presión del rival y con 20 minutos adicionales, para lograr un gol o bien resistir hasta el pitazo final, e ir a los penales.

Al final resultó ser lo segundo, donde según el sorteo la correspondió recibir al arquero de Maipú Alexander Rivera, el que contuvo dos de los tres tiros consecutivos realizados por Antofagasta, recibiendo el último tiro el que impactó en el parante izquierdo de su arco, lo que desató la alegría de todos los maipucinos al convertirse en ese instante en los campeones indiscutidos del certamen nacional.

Tras la premiación Los jugadores de Maipú se llevaron todo los galardones del campeonato, siendo premiado Alexander Rivera, quién fue elegido el jugador del partido (atajó 2 de los 3 penales que pateó Antofagasta) y ganó el Guante de Oro al mejor arquero del certamen. Además, Vicente Cabezas fue el goleador del torneo con 12 goles. Se llevó la Bota de Oro.