niños

La entidad llamó a la comunidad educativa a extremar las medidas de cuidado con los niños y niñas menores de 4 años, ya que son la población más propensa a sufrir descompensaciones por las olas de calor


En el contexto del primer protocolo por temperaturas extremas, «Código Rojo» que autoridades regionales presentaron el día de hoy, el cual tiene por objetivo alertar y prevenir los problemas de salud por las altas temperaturas, la JUNJI Metropolitana hace un llamado a las familias de niños y niñas que asisten a los jardines infantiles a tomar medidas adicionales para protegerlos del sol y el calor.

La directora regional (s), María Elena Orellana, llamó a la comunidad educativa a extremar las medidas de cuidado con los niños y niñas menores de 4 años, ya que son la población más propensa a sufrir descompensaciones por las olas de calor “hidratar permanentemente a niños y niñas, evitar lugares que estén expuestos directamente al sol entre los horarios de más radiación y estar atento a lo que indiquen las autoridades de salud y educación”.

El mayor riesgo de esta condición climática es sufrir golpe de calor que consiste en aumento de la temperatura del cuerpo por una exposición prolongada al sol o por hacer ejercicios en ambientes calurosos o con poca ventilación. Algunos síntomas característicos son: Piel roja caliente y seca (ya que se agota la transpiración), respiración y frecuencia cardiaca acelerada. Y en los casos más graves puede haber: dolor palpitante de cabeza, vértigos, mareos desorientación, confusión o pérdida de conocimiento.

Quienes tienen más riesgo frente a estas condiciones climáticas. Los niños y niñas menores de 4 años y sobre todo de menos de 1 años, se encuentran en el grupo de mayor riesgo, junto con adultos con enfermedades crónicas y adultos mayores.

Ante esto, las recomendaciones son: Mantenerse hidratado/a bebiendo líquidos, especialmente agua. Para esto es necesario establecer rutinas de hidratación cada cierto período, ya que los niños y niñas a veces pueden olvidar, tomar agua, o no sienten sed.

El agua de hidratación debe: estar a libre disposición, debe ser fresca y hacer recambio en caso de haber estado expuesta mucho rato a temperatura ambiente.

Mantener una alimentación equilibrada, prefiriendo alimentos frescos a base de verduras y frutas. Evitar frituras, productos azucarados, altos en grasa u otro que sea muy calórico, ya que esto últimos también generan mayor sensación térmica.

Procurar utilizar ropa y calzado ligeros y sueltos, que permitan la transpiración, optando por colores claros o neutros.

Mantenerse, en la medida de lo posible, en lugares frescos y bien ventilados, caminando a la sombra y con un gorro ala ancha que proteja del contacto directo con el sol.

Controlar la exposición directa a los rayos solares, especialmente entre 11:00 y 16:00 horas.
No olvidar aplicar protector solar con factor mayor o igual a 50 las veces que sea necesario.
Por otra parte, asegúrese que bebés, niños, niñas, personas de edad avanzada o animales no queden solos en vehículos estacionados y con las ventanas cerradas.

Evitar exponerse al sol durante las horas centrales del día (11:00 a 17:00 hrs máxima radiación ultravioleta); usar protección solar sobre factor 50, complementado con el uso de gorro de ala ancha, lentes de sol y sombrilla.