El 6 de marzo inician sus actividades los jardines infantiles de JUNJI

consejos de adaptacion 3 1

Cerca de 60 mil niñas y niños asistirán este año a sus primeros días de jardín, lo que significa aprender una nueva rutina y abrirse al mundo.


A pocos días de que miles de niñas y niños ingresen por primera vez a los jardines infantiles de la JUNJI -6 de marzo párvulos nuevos y 8 de marzo párvulos antiguos- la institución entrega las claves para que este periodo de adaptación resulte de la mejor manera.

El proceso de adaptación puede durar hasta 3 semanas, después de ese periodo si el niño o niña sigue manifestando rechazo o incomodidad a su nueva rutina, el equipo educativo del jardín infantil debe reunirse con la familia para levantar estrategias en conjunto.

En ningún caso, se debe desistir de que el niño vaya al jardín infantil. Ya que, además de ser un derecho su educación, la asistencia permanente favorecerá que el párvulo, progresivamente, logre familiarizarse con el espacio educativo y se sienta parte y participe en las experiencias de aprendizaje.

Cada niño tiene su ritmo

Otro consejo es observar y tomar en cuenta la particularidad de cada niña y niño. Es muy importante respetar y confiar en cómo se desenvolverán los párvulos en el jardín. El equipo educativo debe propiciar ambientes educativos acogedores y respetuosos de la diferencia. Es importante que el equipo y la familia comprenda que cada niño y niña tiene su propio ritmo de adaptación al jardín. En caso de que el niño tenga pena o llore la recomendación es acogerlo y empatizar con sus sentimientos. Eso le dará tranquilidad.

La comunicación es fundamental

En el jardín infantil debe haber siempre espacios de comunicación fluidos con las familias, como las reuniones de apoderados, entrevistas o llamados telefónicos. La familia, por su parte, debe comunicar al jardín sobre cómo es su hija o hijo, qué cosas le gustan y cuáles son sus intereses.

En esta etapa es importante mostrar tranquilidad frente a laos párvulos y animarlos a asistir. Si como familia enfrentan aprensiones, es importante que se resuelvan todas esas inquietudes conversando y manteniendo un diálogo fluido con el equipo educativo.

El control de esfínter no es un motivo para no ser recibido en el jardín infantil. Para que las niñas y niños dejen el pañal y logren el hito del control de esfínter, se requiere cierto nivel de maduración fisiológica, emocional y cognitiva. Cada niño lo logra a su ritmo. El jardín infantil es muy importante en esta tarea. Usar pañales no es una razón para negarle la matrícula a un párvulo, independiente del nivel educativo. De ser así, este hecho se debe denunciar a la Intendencia de Educación Parvularia o al SIAC en caso de que el jardín pertenezca a la JUNJI.

10 consejos para que tu hijo o hija se adapte de la mejor manera al jardín infantil:

  • Practiquen previamente como familia los horarios de acostarse y levantarse, para que se acostumbren a la nueva rutina del jardín infantil.
  • Conversa con tu hijo o hija sobre la nueva etapa que comienza. Transmítele tranquilidad y cuéntale cómo será esta nueva experiencia; que la familia estará cerca y siempre irán a buscarlo.
  • Visita el jardín infantil unos días antes de que comience a asistir regularmente, para que se familiarice; pueden pasar por el frontis si está cerrado o llevarlo al momento de la matrícula.
  • Infórmate sobre el proyecto educativo, el equipo educativo que conforma el jardín, y las educadoras y técnicas que tendrán más contacto con tu hija o hijo.
  • No olvides que cada niña o niño tiene su propio ritmo de adaptación. Confía y transmítele seguridad.
  • Expresa abiertamente al equipo educativo tus inquietudes, consultas, sugerencias o dificultades en torno a esta nueva etapa. La comunicación es fundamental.
  • Cuéntale a las educadoras y técnicas sobre tu hijo o hija para que lo vayan conociendo: cómo le gusta que lo llamen, cuáles son sus juegos preferidos, sus características, etc.
  • Permítele a tu hijo o hija que durante este periodo de adaptación al jardín, lleve al jardín algún objeto que le sea significativo, como su tuto o juguete favorito.
  • ¡No faltes! La asistencia permanente es fundamental para una adaptación exitosa. Si niñas y niños van frecuentemente, se familiarizarán con la rutina y lo pasarán muy bien.
  • Si das leche, puedes extraerte y entregar la leche al jardín para que la mantengan refrigerada y se la den a tu bebé cuando corresponda. También, tienes la posibilidad de amamantar en el mismo recinto, en salas de lactancia.