aos

Con 24 horas de oración, comenzó el mes vocacional 2022 el pasado viernes 6 de mayo en distintas parroquias de la Arquidiócesis de Santiago.


Con la presencia de las reliquias del beato Carlo Acutis, los jóvenes del decanato de Maipú asistieron hasta la capilla Sagrada Familia de la parroquia Cristo Resucitado, para vivir la celebración de la eucaristía del inicio del mes vocacional. La ceremonia fue presidida por el Arzobispo de Santiago, cardenal Celestino Aós, concelebrado por el vicario de la Esperanza Joven, padre Jonattan Muñoz y el párroco de la comunidad, padre José Antonio Varas, junto a otros sacerdotes.

El mes vocacional es un trabajo que realiza en conjunto la Iglesia de Santiago, la Vicaría de la Esperanza Joven y la Pastoral Vocacional, junto a diversas comunidades católicas y parroquias de cada zona de la arquidiócesis. Este, comenzó el pasado viernes 6 de mayo con una adoración de 24 horas en distintas comunidades, concluyendo con la misa de inicio celebrada en Maipú.

Ignacio Durán, coordinador de la pastoral juvenil de la parroquia Cristo Resucitado comentó, “muy agradecido que hayan elegido nuestra parroquia para recibir esta misa, tenemos la gracia que podemos contar con jóvenes en nuestra parroquia, que justo están comenzando en nuestra comunidad, así que fue maravilloso que hayan vivido esta celebración”.

En su homilía, el cardenal Celestino Aós, llamó a ser luz en el mundo ante otros y a orar unos por otros, por las vocaciones al sacerdocio, a la vida religiosa y al matrimonio. “En la búsqueda de la vocación hay que ser perseverante. Si no se tiene luz suficiente, si no hay una cierta seguridad hay que seguir buscando, y rezando. Rezar más cuando estamos más complicados. Y perseverar ante los familiares, o los amigos, etc. Y saber que la comunidad cristiana reza por otros”, señaló.

Además comentó, “no basta el simple deseo, si que la vocación implica un deseo, pero, es más: requiere que se posean una capacidad, una aptitud para ese cometido. Cuando Dios le ama para alguna cosa, da también las fuerzas necesarias. Si Dios llama a una mujer o al hombre para el matrimonio, les va a dar su gracia, les va a dar la capacidad para ser una esposa o un esposo, para ser un papá, para ser una mamá. Si Dios llama a un joven para ser sacerdote, le va a dar también las capacidades, la aptitud. Y requiere también que haya lo que se denomina recta intención que debe discernirse con el padre espiritual ¿por qué motivos quiero yo ser sacerdote o religioso, o casarme o casarme con este hombre o esta mujer?”.

“Hoy queríamos celebrar al Dios de la vida y celebrar la vocación como Iglesia de Santiago con ustedes en esta comunidad, porque creemos que la vocación se celebra, porque todos hemos sido llamados para una misión en particular, y eso queremos descubrir cada uno, como podemos seguir construyendo el Reino de Los Cielos, el Reino de Dios aquí en esta tierra. La vocación es algo que produce gozo, compartirlo nos da alegría y por eso estamos aquí para celebrar al Dios de la vida que a cada uno nos ha llamado”, señaló el padre Jonattan Muñoz.

Gerardo González, seminarista, señaló que “vivo este inicio del mes vocacional con esperanza, pidiendo al Señor que envíe más vocaciones a Santiago y como una interpelación a jugárnosla para que los jóvenes encuentren su verdad más profunda, su vocación real”.

Para Juan Olea, coordinador parroquial de Infancia Misionera de la comunidad de Cristo Resucitado, “la vocación parte con tener una vida cristiana, como Carlo Acutis era un joven cristiano que participaba en la Iglesia y en la eucaristía y daba de su tiempo a los que más lo necesitaban; y ese es el primer paso, poder ser buenos cristianos en el día a día”.

Las actividades continuarán durante todo mayo en las diversas zonas de Santiago, con el rosario vvocacional los días lunes; conversatorios los martes; Lectio Divina vocacional los días miércoles; Hora Santa los jueves; Oración Cantada los días viernes; sábado retiro vocacional desde las 10 hasta las 12 horas y misa vocacional los días domingo.

El cierre del mes vocacional se realizará en la parroquia Nuestra Señora de Las Mercedes de Puente Alto, el 5 de junio en la Fiesta de Pentecostés, con la misa al medio día.